LAS EMOCIONES

LAS EMOCIONES: ¿QUÉ ES LA REGULACIÓN EMOCIONAL?

 

las emociones

A veces tengo la sensación de que tenemos ideas confusas sobre lo que debe uno hacer con sus emociones y cómo debe ser el mundo emocional de un ser humano…

Muchas personas acuden a consulta solicitando estrategias para “controlar” sus emociones. Las personas que acuden a psicoterapia no son ingenuas, es más, son personas bastante inteligentes y valientes, que se atreven a reflexionar sobre sí mismas para mejorar su vida. Así que creo que, en el fondo, las personas que inician un proceso de psicoterapia saben que esto (CONTROLAR las emociones) simplemente no es posible.

No es posible porque el ser humano es emoción: desde que nacemos somos capaces de sentir y expresar ciertas emociones básicas; por supuesto después el mecanismo se va complejizando. Sin respuestas emocionales no sobreviviríamos, nuestra especie simplemente se habría extinguido: el miedo, la ira, el asco… son emociones todas necesarias para la supervivencia.

Probablemente todos podemos contar alguna experiencia de intentar controlar la tristeza, y tras unos días haciendo como que no está ahí, se presenta toda de golpe y nos hace desbordarnos. Aunque tapemos nuestras emociones y “miremos para otro lado”, ellas son en cierto modo “autónomas”, y siguen dejando su huella en nuestro cuerpo y en nuestra mente aunque no nos demos cuenta.

Piensen en un día duro de trabajo, han tenido un conflicto con su jefe, aparentemente no parece haberle afectado en exceso, pero cuando llega a casa tiene toda la espalda contracturada, o le duele terriblemente el estómago… La emoción ha dejado su huella en el cuerpo. Es imposible ignorar por mucho tiempo las emociones y, además, no es saludable.

Así que LA REGULACIÓN EMOCIONAL NO ES CONTROLAR LAS EMOCIONES, ni dejar de sentir o reducir o eliminar las emociones desagradables y potenciar las agradables.

La regulación emocional llega cuando uno ACEPTA QUE SIENTE EMOCIONES Y LES ABRE PASO EN SU MENTE Y CUERPO. Llega cuando uno se para a mirar que está sintiendo en una situación determinada, dónde lo nota en el cuerpo, a qué pensamientos va asociado…

Algunos quizás estén preguntándose que, si le abren la puerta por ejemplo a la ira será un desastre, estallará, discutirá con sus seres queridos… Quisiera aclarar esta confusión: ABRIRLE LA PUERTA A LAS EMOCIONES Y SENTIRLAS ES DISTINTO DE ACTUARLAS. Uno puede darse cuenta de que está sintiendo ira SIN QUEDARSE ATRAPADO EN ELLA Y SIN DEJARSE ARRASTRAR por lo que su emoción le pide hacer. Sin embargo, es probable que si trata de ignorar su ira (y si, por desgracia, lo consigue) puede actuarla sin ni siquiera darse cuenta, o puede cargarla en su cuerpo, con las posteriores consecuencias psicosomáticas (todos conocemos el bruxismo, las contracturas musculares posturales, el dolor de cabeza tensional…)

Vivan sus emociones, siéntanlas, respiren con ellas, nótenlas en su cuerpo, dialoguen con ellas, ábranle la puerta…, y sus emociones se calmaran sin apenas esfuerzo. Ahora trate de luchar contra ellas, despedirlas de un portazo, ignorarlas…, gastará mucha energía y su emoción regresará una y otra vez, con más fuerza cada vez, porque su emoción viene a trasmitirle un mensaje útil y necesario, y no se marchará hasta hacerlo.

Mindfulness es una de las mejores estrategias prácticas de regulación emocional que se han demostrado eficaces, si quieren saber más sobre qué es pueden pinchar en el enlace.

Muchos expertos lo dicen: “la solución no es mirar para otro lado”, ni sonreír cuando no toca o no se siente… Aquí les dejamos otro interesantísimo artículo sobre el tema. 

¡Dejen sus comentarios o pregunten si quieren saber más!

 

 

2 comentarios en “LAS EMOCIONES”

    1. Así es Daniel, Mindfulness es una estrategia para conseguir regular emociones (entre otras que existen). Particularmente a mí me parece de las más útiles: ayuda a tomar conciencia de las propias emociones, a reconocerlas y aceptarlas sin quedarse atrapado en ellas. Permite aprender a acercarse a las emociones sin miedo, sin desbordarnos, abriéndoles el espacio necesario y después dejándolas ir para que lleguen otras nuevas, puesto que una emoción no dura eternamente, sino que van cambiando a lo largo de las horas, días…, terminando unas y llegando otras…
      Espero haber aclarado un poquito tu duda. Gracias por tu comentario, te invito a que sigas leyéndonos y preguntando!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *