¿QUÉ ES UN TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD?

Trastorno de la personalidad
Trastorno de la Personalidad

¿QUÉ ES UN TRASTORNO DE LA PERSONALIDAD?

Existen varias maneras de entender y conceptualizar lo que es un Trastorno de la Personalidad, algunas de ellas, desde mi punto de vista equivocadas o poco útiles.

Aquí trataré de explicar, con palabras sencillas, lo que para mí es un Trastorno de la Personalidad. 

Debo aclarar, para aquellos lectores y/o profesionales que conozcan el complejo tema, que muchas de mis afirmaciones están hechas sobre la base de la Teoría de Otto Kernberg sobre los Trastornos de la Personalidad y su desarrollo de la Psicoterapia Focalizada en la Transferencia para abordar los mismos.

Considero que los profesionales estamos/estábamos equivocados al pensar que podemos decir quién tiene un Trastorno de la Personalidad en base a las conductas que la persona realiza. (Esto es lo que hasta ahora hacía el Manual Diagnóstico más internacional que manejábamos los psicólogos y psiquiatras, el DSM-IV; por suerte, la siguiente y más reciente edición de este manual, el DSM-5, ha cambiado su conceptualización de los Trastornos de Personalidad, acercándose bastante al concepto de Trastorno de Personalidad que trataré de explicar a continuación).

Con frecuencia se atiende a las AUTOLESIONES y/o la conducta IMPULSIVA para entender el Trastorno Límite de la Personalidad. O se recurre a la actitud de fanfarronería, para entender el Trastorno Narcisista de la Personalidad. Desde mi punto de vista entender lo que es un Trastorno de la Personalidad SOLO en base a estas características observables es un GRAVE ERROR. Si bien las personas con un Trastorno Límite de la Personalidad probablemente tenderán a autolesionarse o a tener cierta impulsividad, esto no tiene por qué ser condición necesaria ni suficiente para realizar un diagnóstico de Trastorno de la Personalidad. No todas las personas con problemas de personalidad realizan conductas impulsivas o autolesivas. Esto es de suma importancia porque hay personas que sufren mucho, pero como no se autolesionan los profesionales podemos infravalorar su sufrimiento y no abordar los problemas con la seriedad que merecen.

Para mí, un Trastorno Límite de la Personalidad es algo mucho más complejo que tiene que ver fundamentalmente con el SENTIDO DE IDENTIDAD que tenemos las personas, el sentido de quién es uno. Es decir, las respuestas que nos damos a las preguntas ¿quién soy yo?, ¿qué me define?, ¿cómo soy?. Las personas con un Trastorno de la Personalidad tienen serios problemas para responder a estas preguntas. También tienen graves problemas para responder a este tipo de preguntas sobre sus seres queridos: ¿quién es mi pareja?, ¿cómo es mi madre?… Su pensamiento y discurso ante tales preguntas probablemente sufra un bloqueo o se convierta en caótico o difuso. La persona mira dentro de sí misma y se ve “nublada”, no consigue saber cuáles son sus metas, qué quiere, cuáles son sus ideales…; y tampoco consigue ver con claridad a las otras personas: ¿qué quieren?, ¿qué esperan?…, no calibra bien las intenciones de los demás.

Este es el punto clave para realizar un correcto acercamiento a los Trastornos de Personalidad: el núcleo central de tal condición o diagnóstico es la gran dificultad para saber quién es uno con claridad.

Derivado de esta dificultad de identidad, la persona con un Trastorno Límite de la Personalidad sentirá falta de continuidad y constancia en su vida, tendrá sentimientos de vacío, se producirán malinterpretaciones en las intenciones propias y de los demás, tendrá dificultades para comprometerse con metas, sentirá que su vida carece de sentido…

Las conductas impulsivas (o acting-out), el caos vital y las autolesiones son solo la punta del iceberg y, en muchas ocasiones, la persona las realiza para librarse de los sentimientos descritos en el párrafo anterior, derivados de las dificultades graves con su identidad. Es decir, entendemos que esta conductas son SÍNTOMAS, muy graves en ocasiones, que tienen que ser atendidos con firmeza, pero que, sin embargo, se deben a un problemas más profundo, que es en el fondo el que hay que tratar: el problema de IDENTIDAD.

Otra de las cosas importantes a tener en cuenta, es que las personas con un Trastorno Límite de la Personalidad sufren profundamente por sus relaciones interpersonales, que suelen ser caóticas, conflictivas y llenas de problemas. Esto vuelve a estar muy relacionado con el fondo de la cuestión: las dificultades para saber con claridad quién es uno y quienes son los demás. Por eso muchas veces las personas con Trastorno Límite de la Personalidad no saben qué significan ellos para los demás, se malinterpretan gestos o actitudes de personas importantes, porque en ocasiones, debido a “lo borroso” que es el otro para ellos, tienen que sobreinterpretan las actitudes de los demás para aferrarse a algo “seguro”, para tener algo de “control”.

Otro de los vértices de este triángulo para entender lo que es un Trastorno Límite de la Personalidad (cuyo problemático centro, como ya hemos repetido en varias ocasiones es la identidad), es la disregulación emocional: se producen cambios de humor repentinos, en el mismo día, a veces sin tener sentido ni siquiera para la persona que los sufre. Viven en una sensación de montaña rusa emocional. La emoción más frecuente y dolorosa es el vacío, la falta de sentido vital…

Así que, ¿qué define un Trastorno de la Personalidad? Más concretamente, ¿qué define un Trastorno Límite de la Personalidad?

            – La disregulación emocional.

            – Las dificultades en las relaciones con los demás.

            – Las conductas impulsivas.

            – Pero sobretodo, LOS PROBLEMAS CON LA PROPIA IDENTIDAD.

Sé que es un tema complejo y delicado, pues muchas personas sufren debido a estos problemas. No duden en dejar comentarios para resolver dudas o dar su opinión o contactar en privado para cualquier aclaración.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *